Blog

Un movimiento brusco durante el robo fue suficiente para que E-call se activase

· Detector · 0 comentarios.

Una intensa jornada de trabajo, un largo viaje,… son situaciones comunes en el día a día y que hacen que lleguemos rendidos a casa.

Una noche del pasado mes de agosto en Madrid, Juan Manuel Alvarado estacionó su moto en el garaje de su vivienda pero, al encontrarse cansado por haber llegado tarde de la oficina, dejó la moto a la vista en vez de estacionarla tras su vehículo, como hacía normalmente, y se fue a dormir.

Lo que no se podía imaginar era que horas más tarde, concretamente a las 2:30 horas, su Yamaha R6 iba a ser robada de su propio garaje con un modus operandi muy de moda en los últimos años: enganchando su moto con una cadena a una furgoneta, tirar de ella y llevársela.

En ese momento, el servicio E-Call de Detector se puso en marcha tras producirse un movimiento brusco en la motocicleta .

Lamentablemente, Juan Manuel tenía el móvil en silencio y no vio el aviso que le había enviado Detector hasta las siete de la mañana. En ese instante pudo comprobar que efectivamente su moto había sido robada, poniéndose en contacto con Detector para iniciar el protocolo de localización y recuperación de motocicletas, así como, dirigirse a la Guardia Civil para interponer una denuncia por robo.

Afortunadamente, el cliente tenía instalado el sistema de localización y recuperación de motocicletas en su nueva Yamaha. Una decisión que tomo cuando la compro debido a que ya había sufrido un robo de una motocicleta anteriormente, y no la había podido recuperar.

El robo supuso un gran golpe para el motorista, el cual se mostraba impotente por no haber podido evitar el robo, aunque afortunadamente este robo si tuvo un final feliz, ya que a las dos de la tarde la motocicleta fue recuperada por la Guardia Civil a la altura de Toledo.

servicio E-CallLa moto se encontraba, junto a otras motocicletas también robadas, en una furgoneta y gracias al localizador de Detector que tenía la moto, la Guardia Civil pudo detener al ladrón ‘con las manos en la masa’.

Finalmente, Juan Manuel asegura que desde que ha contado su historia, ya son dos los amigos que han instalado su sistema de localización en sus motocicletas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto las condiciones de uso* (Leer +)