Blog

Un descuido con final feliz

· Detector · 0 comentarios.

Hace unas semanas publicábamos un vídeo en el contábamos cómo los coches que pasan varios días/semanas estacionados en el mismo lugar son un objetivo para los amantes de lo ajeno, y algunos de nuestros clientes lo han podido comprobar.

A mediados del mes de abril, uno de nuestros clientes vivió este desagradable incidente. Su coche, se encontraba estacionado en su aparcamiento habitual de un barrio de Madrid. No lo cogía a diario, por lo que pasaba estacionado en el mismo lugar largos periodos. Inocentemente, pensaba que su vehículo se encontraba a salvo, hasta que comprobó que no era así.

Una mañana, cuando se disponía a coger su Toyota Land Cruiser, vió que no se encontraba en el lugar donde lo había dejado estacionado el último día que lo utilizó. Con los nervios de la situación pensó que lo había aparcado en otro sitio donde también solía aparcarlo, sin embargo, cuando acudió al lugar y comprobó que tampoco estaba comenzó a ponerse histérico. Después de hacer unas llamadas, recordó que tenía instalado el dispositivo localizador Detector e inmediatamente se puso en contacto con nuestra Central Receptora de Alarmas para activar el protocolo de recuperación, esto sucedió a primera hora de la mañana.

Menos mal que interpuso la denuncia y se puso en contacto con nosotros en la mayor brevedad posible, ya que los ladrones iban con las ideas claras, pasar la frontera de Marruecos y despiezar el coche para vender las piezas por separado o venderlo en el mercado negro.

Afortunadamente, el vehículo fue encontrado en menos de 24 horas en la Línea de la Concepción, en Cádiz, y fue devuelto a su dueño en perfectas condiciones y sin daño alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto las condiciones de uso* (Leer +)