Blog

Consejos para cuidar tu coche este verano de la mano de Detector

· admin · 0 comentarios.

Las vacaciones siempre son un momento para desconectarse y liberar el estrés del trabajo. Sin embargo, en verano uno debe tener ciertas precauciones con el coche para evitar cualquier inconveniente en la ruta, futuros daños o robos debido al descuido durante el período estival. Si lo que te preocupa es la seguridad de tu coche ¡descuida! En Detector tenemos nuestro sistema de localización de vehículos Detector Basic y Detector Premium, que en el caso de robo te permitirán recuperarlo en menos de 4 horas gracias a la colaboración con el Ministerio del Interior.

En cambio, si ya cuentas con alguno de nuestros sistemas de localización y tu preocupación tiene que ver con el mantenimiento del coche ¡también descuida! Desde Detector te daremos una serie de consejos para que puedas descansar tranquilo.

Realizar revisiones periódicas

En primer lugar, la principal recomendación es realizar revisiones periódicas del estado de nuestro coche para prevenir cualquier avería o problema que pueda llegar a surgir. Comprueba los niveles del aceite y del líquido refrigerante, así como también la presión de los neumáticos, la carga de la batería, el buen funcionamiento de las luces, la dirección, los indicadores y los frenos. Así que antes de irte de vacaciones échale una mirada o, si prefieres, consulta en tu taller mecánico de confianza. De esta forma te evitarás pasar por un mal momento que vaya en contra de tu descanso.

Revisar los neumáticos

Los neumáticos son una de las partes del coche que más problemas pueden padecer durante los meses de verano debido a las altas temperaturas. Para garantizar su correcto funcionamiento es vital que no cuenten con un desgaste excesivo, así como también que tengan la presión adecuada. Esto último es muy importante ya que si la presión es demasiado baja se recalentarán más fácilmente y la vida útil del neumático puede llegar a reducirse hasta en un 15%. Es recomendable revisarlos cada 15 días durante la época estival, y especialmente antes de emprender un viaje de larga distancia.

Chequear el estado del aire acondicionado

Llevar a cabo la puesta a punto del sistema de aire acondicionado será otro elemento a tener en cuenta, sobre todo si pensamos en que lleva sin ser utilizado prácticamente desde el verano anterior, por lo que puede tener polvo y bacterias. Acércate hasta tu taller mecánico y comprueba si es necesario recargar el gas refrigerante o cambiarle algún filtro.

Una vez chequeado, a la hora de utilizarlo evita hacerlo a su máximo rendimiento. Es preferible que al momento de iniciar la marcha lo hagas con las ventanillas abiertas y luego, cuando la temperatura interior se iguale con la de afuera, conectarlo. De esta forma no solo será menos agresivo para el sistema sino que también será más ecológico y obtendrás una mayor eficiencia.

Limpiar el automóvil

Lavar el coche de forma regular durante esta época puede ser más importante de lo que uno tiende a pensar al principio: no solo responde a fines higiénicos y estéticos sino que también mejorará el funcionamiento del vehículo. Para proteger la pintura del sol es bueno utilizar cera con absorbente para rayos ultravioletas. Por otra parte, no debemos olvidar también si decidimos pasar nuestras vacaciones en la costa, de realizar un lavado completo —especialmente en los bajos— para evitar cualquier posible corrosión debido al “salitre”.

Aparcar a la sombra o utilizar parasoles

En verano uno debe procurar aparcar —siempre que se pueda— a la sombra para evitar que el coche se mantenga expuesto a las altas temperaturas durante mucho tiempo. También, siempre es bueno utilizar parasoles en el parabrisas, tanto en el delantero como en el trasero, además de un protector para el volante. Siguiendo estos dos consejos evitarás que el coche esté caliente cuando vuelvas a usarlo y ayudarás a que no se deteriore ni la pintura ni la carrocería.

Vigilar la temperatura del motor

Este es otro de los aspectos más importantes a tener en cuenta. La temperatura óptima del motor no debe exceder nunca los 90 grados; si la aguja del indicador llega a la zona roja comienzan los problemas ya que existe el riesgo de quemarlo. Si esto llegara a pasar, detén el coche y espera a que baje.

Cuidar los frenos

Los frenos cuando rozan las pastillas contra el disco ya de por sí generan calor, por lo que en verano pueden llegar a sobrecalentarse. Esto ocasiona que el coche frene mucho menos y que los discos se deformen. Para evitar que suceda esto se recomienda evitar la conducción agresiva y utilizar las marchas cortas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto las condiciones de uso* (Leer +)